fbpx Skip to main content

Más mandanga:

 

LOS CHAPILLACS
Instagram
Spotify

Los Chapillacs

“Lo bueno, lo malo, lo feo y los alaracosos Chapillacs” pasa por todos los géneros y honra, con muchísimo amor, a todas las tradiciones musicales de Perú (y de paso a las de más arriba en el mapa, ¿por qué no?). Desde el rock cristiano bien paródico, con guitarras eléctricas ochenteras como del hair metal, hasta la cumbia hecha y derecha, pasando por el cumbión, la chicha (con o sin dosis de psicodelia), el tropical peruano (a lo Chacalón o Pascualillo), el huayno, el landó y el festejo –de base afroperuana en 6/8–, un poco de bombo y baile, esencias amazónicas, el rock en 4/4, detalles del rock más latino, algo de la cumbia colombiana, cositas que remiten a la cumbia villera argentina, o líneas vocales típicas de esos temones románticos profundos. En el disco aparecen invitados de lujo: Daniel F, conocido por la banda punk peruana Leusemia; Laurita Pacheco, genia del arpa, calándole unas melodías a ‘Cada noche me pierdo’, que envuelven el tema con un aire folklórico bien andino; Lucho Carrillo, el ya fallecido cantante de Los Diablos Rojos, que logró grabar una colaboración para el tema “Fiesta de Mostros”; también Rony Carbajal (Xdinero) y el folklorista arequipeño Filiberto Barrios… ¡Aires de jungla a base de guitarras eléctricas que hacen que la fiesta se ponga en llamas!

“Lo bueno, lo malo, lo feo y los alaracosos Chapillacs” pasa por todos los géneros y honra, con muchísimo amor, a todas las tradiciones musicales de Perú».

Hablar del segundo disco de Los Chapillacs equivalía hasta hace poco a referirse a una leyenda urbana o a una promesa de candidato. Habían pasado más de diez años desde la salida de su predecesor (‘Odisea Cumbia 3000’) y varias postergaciones. De pronto, en 2021, editado por un sello español, aparece este tanque, con el que la banda arequipeña gana terreno y ofrece unas cuantas lecciones de estilo y sapiencia a quienes, con menos habilidad y recursos musicales, han obtenido más frutos en el campo en el cual ellos fueron los primeros en sembrar: el de la chicha – rock. Incursiones en las diversas vertientes del género (la andina, la villera, la amazónica) y cameos sorprendentes (Laurita Pacheco, Daniel F) dejan al oyente con ganas de más. ¿Habrá que esperar otros 11 años para ello?  

De Rock en Rojo y Blanco por Fidel Gutierrez

CONTACTO

Hola, si tienes alguna idea, proyecto, propuesta o simplemente quieres preguntar, dale: hola@chichaproyectos.org