fbpx Skip to main content

ARTE 8

Anita de la Cuadra

Obra: Mascarón
Máscaras de tejidos y acabados con pintura acrílica, cosidas entre ellas sobre una base de tela enguatada. Acabados con pintura acrílica y spray. 2021

«Desde muy pequeña, creo que tengo una parte muy masculina y una parte muy femenina, ambas muy marcadas, hacen un gran contraste en mi y en mi pintura, pero es que el contraste es un gran compañero mío».

Nos puedes explicar la obra “Mascarón”.

Tiene una larga historia. Todo empezó en la escuela de escenografía para el trabajo final de  estudio, iba a ser una pequeña perfomance con máscaras destinada a la prevención del suicidio. Hice una encuesta entre alumnado y personal de la escuela, formulé diferentes preguntas que podrían ayudarme a saber si una persona estaba en riesgo de cometer suicidio. De 80 personas que contestaron a mi cuestionario, 19 de las respuestas eran de personas en alto riesgo.
Hice 19 máscaras, una para cada una de estas personas que en silencio sufrían y habían, de forma anónima, hablado sobre su dolor. Pretendía darles una voz a través de las máscaras pero finalmente, el proyecto se quedó en el aire por cuestiones académicas. Pero como siempre digo, lo que tenga que ser, será y, meses después, reflexionando sobre un poema de ”Poeta en Nueva York” de Lorca, apareció la idea de hacer un gran mascarón de todas estas máscaras.
“El mascarón” de Lorca habla sobre la represión que sufren muchas personas a partir del sistema capitalista, de cómo este siglo está marcado fuertemente por la deshumanización y pensé en la gran relación que tenía con mi primera intención. Así que así, como denuncia y con Lorca, apareció este mascarón.

Hay una temática que se repite en tu obra, «las  máscaras”. ¿Nos puedes explicar qué significan.

Con las máscaras he traspasado el lienzo, con ellas lo que consigo es integrar a los personajes de mis obras en mi realidad. Es a partir de mi atracción por el mundo del teatro que empecé a explorar las máscaras; en la carrera de escenografía te enseñan a pensar principalmente en un espacio, y para mí, los cuerpos, los brazos, los rostros… aparecen siempre en estos espacios. La forma más directa de traducir esto era a partir de la máscara. Me interesa mucho el personaje, la personificación del mismo y las historias que hay detrás, es desde ahí que comencé a trabajar con las máscaras.

¿Qué parte de estudio/improvisación hay en tus obras?

Cada vez trabajo más desde la improvisación. Cuando tengo el lienzo o el material delante intento “dejarme llevar”, pero creo que la preparación anterior ha estado de forma inconsciente, en mi día a día, en mis experiencias, en cada momento. Reflexiono mucho sobre el concepto, sobre lo más alegórico y el entrelíneas pero una vez me pongo a trabajar, una vez llego a la parte práctica, lo esporádico pasa a un primer plano.
Un paralelismo que me podría servir para explicar esta forma de trabajar, serían las técnicas de los actores y actrices de la Comedia Del Arte. Este tipo de teatro se caracteriza por el uso de la improvisación, estos intérpretes son verdaderos maestros de la improvisación pero esto no quita, que dediquen su día a día a absorber y observar todo aquello que le puede servir para la posterior improvisación.
No disfruto del boceto, intento no acotar demasiado, sin embargo considero que estoy estudiando siempre mi próxima obra.

Obra: Mascarón.
Máscaras de tejidos y acabados con pintura acrílica, cosidas entre ellas sobre una base de tela enguantada. Acabados con pintura acrílica y spray. 2021

Cuéntanos sobre tus colaboraciones con Meri Merino, otra artista del libro Arte 8. ¿Cómo afrontáis los murales que hacéis juntas?

Meri trabaja de manera similar a mi, tampoco funciona con el boceto. Una de las primeras veces que quedamos para pintar un mural, hablamos unos días antes y fue algo como: “¿tú has pensado algo en concreto?”, “yo no, ¿y tú?”, “yo tampoco”, nos reímos y desde entonces se ha convertido en una dinámica entre nosotras. Nos gusta jugar con ello, ir al lugar con pocas ideas asentadas, con colores aleatorios y ver hacia dónde vamos. A lo mejor podemos elegir una figura concreta, una flor, una mesa… pero el resto viene sólo.

«A veces la fotografía no me alcanza para narrar toda la historia, la vida del personaje. El video es el medio perfecto para ello».

¿Qué pretendes con tus videos? ¿Los expones en galerías?

Nunca los he llegado a exponer, es algo que empecé hace poco más de un año y que utilizo más como un complemento de la obra o la fotografía. A veces la fotografía no me alcanza para narrar toda la historia, la vida del personaje. El video es el medio perfecto para ello.
Los personajes que aparecen en los videos, por lo general, han sido creados por y para ese video o esa fotografía y una vez terminado este proceso no trabajo más con él pero siempre puede pasar que me encariñe de alguno de ellos y lo incluya en más proyectos.

Somos muy fan de tus videos, ¿nos cuentas la historia de “la cita perfecta con Catalina»?

La historia de Catalina es realmente la de la transformación de su amante, juego con esa mezcla de la que hablaba antes, integrar lo ficticio en mi realidad, la confusión al romper estos límites. Para este video si que hice un storyboard, quería que la historia se dividiese en varias partes y sabía que sería de una duración mayor de la que había trabajado con anterioridad. Por lo general, también en el video, improviso mucho, puedo tener más o menos clara la historia pero finalmente la máscara me va dictando.
Los objetos que aparecen son objetos cotidianos que puedes encontrar en cualquier parte. Ese video en concreto está hecho en el campo de mi abuelo que está lleno de cacharros, no son objetos extraordinarios, y tampoco tengo intención de que lo sean. De todos los elementos el único que busqué fuera del propio entorno donde lo grabé fue el pescado de la cena. Fui a la pescadería con la clara intención de llevarme algo típico, una doradita, un besugo… y me encontré allí con una tal “trucha arco iris”, con unos tornasolados espectaculares que quedó genial para el vídeo.
El espacio que escojo para hacer estos pequeños videos o las fotografías también me lo va contando la máscara y el personaje, su historia, su vida, sus características e incluso sus materiales.

Detalle: Mascarón.
Máscaras de tejidos y acabados con pintura acrílica, cosidas entre ellas sobre una base de tela enguantada. Acabados con pintura acrílica y spray.

¿Crees que tu arte es femenino?

Cuando estaba en la escuela de arte, iba con media cabeza rapada y utilizaba mucha ropa masculina. Una mañana, en una clase de dibujo artístico, mi profesor me vio dibujando o escribiendo algo, no recuerdo bien el qué, pero viendo lo que hacía me dijo: “eres muy femenina”. Yo y mis compañeros le miramos un poco sorprendidos, y es que acaso ¿no veía mis pintas? y por aquel entonces empecé a comprender la ambigüedad de estos términos.
Desde muy pequeña, creo que tengo una parte muy masculina y una parte muy femenina, ambas muy marcadas, hacen un gran contraste en mi y en mi pintura, pero es que el contraste es un gran compañero mío.
También, en otra ocasión, me preguntaron por qué siempre pinto mujeres. hace muchos años y todavía estaba definiendo mi estilo. Pensando en la respuesta pensé que sí, que yo pinto hombres, muchos hombres, pero acabo siempre maquillándolos.

¿Qué te parece Arte 8? ¿Cómo lo has vivido?

Humana. Justo que hablaba anteriormente de la deshumanización, creo que esto también se encuentra en el trato y las formas en relaciones interprofesionales. Creo que en estos tiempos de la sobreproducción y la inmediatez, es necesario que aparezcan proyectos que valoren y respeten el trabajo del artista y, sobre todo, a la persona.
Ha sido un proyecto bonito, muy vivo y muy completo: los videos, la sesión de fotos, las entrevistas. Y el resultado, el libro es una maravilla desde su maquetación y encuadernación hasta el detalle del spray amarillo que hace de cada libro un ejemplar único.

Anita de la Cuadra es una de las ocho mujeres poderosas que forman parte de ARTE 8.

Si quieres comprar el libro escríbenos a hola@chichaproyectos y te haremos llegar uno.
Si vives en Sevilla puedes comprarlo en: LOCAL LA PUERTA ROJA C/ Fray Diego de Cadiz 26.

CONTACTO

Hola, si tienes alguna idea, proyecto, propuesta o simplemente quieres preguntar, dale: hola@chichaproyectos.org